miércoles, 5 de enero de 2011

Visita a el palacio de congratulaciones de año Nuevo

DSC_0093
El Palacio Imperial de Tokio en la Chiyoda ku, es un área de 7,4 kilometros cuadrados de edificios y jardines. Originalmente construido como el castillo de Edo en 1457 durante el shogunato Tokunaga, el castillo se convirtió en el palacio imperial después de la restauración Meiji.

DSC_0055
DSC_0056
El palacio es la residencia principal del Emperador de Japón y es en su mayoría cerrado a el público, con la excepción de dos días: el cumpleaños del emperador y el 2 de enero.

DSC_0036
DSC_0040
Un gran número de visitantes vienen en ese día para celebrar el Año Nuevo y escuchar el mensaje del emperador.

DSC_0043
DSC_0045
DSC_0044
DSC_0047
Los visitantes entran cruzando Nijuubashi, pasando por la puerta principal, hacia la plaza totei Kyuden.

DSC_0067
DSC_0078
La familia imperial, saluda a los visitantes desde el balcón de la sala de recepción chowaden, donde el emperador ofrece un breve mensaje de Año Nuevo.

DSC_0086
DSC_0089
Los visitantes luego salir por la puerta Sakashita.

Feliz Año Nuevo a todos.

English

6 comentarios:

  1. Muy interesante. El Shogunato Tokunaga tuvo esplendor y ello también hizo posible el Imperio del Japón-Cipango.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. El Shogunato Tokunaga tuvo esplendor y ello también hizo posible el Imperio del Japón-Cipango.

    ResponderEliminar
  3. Alberto, El shogunato Tokugawa fue un periodo (Edo)importante en la historia de Japon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué no se ha publicado el reconocimiento que ya hice al Shougunato Tokugawa, y que fue el gran soporte para los cimientos del Imperio del Japón.

      Eliminar
    2. Una importante aportacion esta representada en Nikko Toshogu, en el grabado de el gato durmiendo. Una de las versiones de el significado cuenta que en ese periodo resulto en tanta paz que el gato se duerme.

      Eliminar
  4. Toda una creación de la mente llevada a la imagen. El Gato duerme representa a la paz en el planeta.

    Saludos,

    Alberto Tocunaga O

    ResponderEliminar